San Baudelio de Berlanga, una encrucijada

Portada del llibre de M. Guardia, San Baudelio de Berlanga 2011GUARDIA, Milagros
San Baudelio de Berlanga, una encrucijada
Memoria Artium; 10
Universitat Autònoma de Barcelona, Servei de Publicacions [etc.]
Bellaterra [etc.], 2011.
517 p.
ISBN 9788449026720 (Universitat Autònoma de Barcelona. Servei de Publicacions)
50 €

Ressenyes de Daniel Rico i Eduardo Carrero.


Daniel Rico Camps

Si Milagros Guardia, profesora de la Universitat de Barcelona, ha empleado más de quinientas páginas y casi doscientas ilustraciones para explicar una iglesia diminuta como San Baudelio de Berlanga (Soria), de no más de diez metros de altura y trece de longitud máxima, es porque en tan pequeño edificio se esconde (o llegó a esconderse en su día) un verdadero microcosmos artístico y religioso que lo convierte en uno de los monumentos más enigmáticos e interesantes del románico hispano. La autora lo define como “encrucijada” de diversas tradiciones culturales y “nudo de problemas” para la historiografía moderna, y dice bien, puesto que la iglesia parece tener un poco de todo (desde un amplio ciclo pictórico con escenas sagradas y profanas hasta una cúpula nervada de clara raigambre toledana y una tribuna coral elevada sobre diez bóvedas esquifadas y dotada de su propia capilla) y suscita interrogantes de todo tipo, tanto los estrictamente formales e iconográficos propios de la historia del arte, como otros muchos de orden sociopolítico, monástico, devocional, litúrgico o epigráfico.

La monografía se organiza en cuatro extensos capítulos en los que la autora analiza, sucesivamente, la historia moderna de San Baudelio (reflexión historiográfica que debería preceder a cualquier trabajo sobre un edificio del pasado y en la que tiene particular interés el triste episodio relativo al expolio y dispersión de las pinturas a principios del siglo XX), su proceso constructivo y posibles promotores, organización litúrgica e iconografía arquitectónica, la filiación y los rasgos formales de su programa decorativo (con una apreciable disquisición sobre el ornamento como elemento vertebrador del espacio sagrado), y todos y cada uno de los detalles de su rico programa iconográfico, claramente organizado en función de la ordenación (litúrgica y simbólica) del espacio sagrado. La autora demuestra fehacientemente que la iglesia se construyó en el último cuarto del siglo XI, dentro de la política de ocupación y (re)cristianización de la Extremadura soriana promovida por Alfonso VI, y que, tras un breve periodo de abandono o penuria a raíz de la invasión almorávide, el monasterio volvió a cobrar vida mediante un programa de reformas llevado a cabo en la tercera década del siglo XII bajo el patrocinio, seguramente, del noble aragonés Fortunio Aznárez, señor de Berlanga. Dichas reformas culminaron con la decoración integral del interior del edificio, realizada por un equipo de pintores cuyo estilo también se aprecia en la iglesia ribagorzana de Santa María de Taüll y en las castellanas de la Vera Cruz de Maderuelo y San Miguel de Gormaz, los tres conjuntos principales, junto a Berlanga, de lo que la lo autora llama “una verdadera región artística” dispersa a nivel geográfico, pero integrada en una realidad política y social común.

Además de estas y otras tesis de difícil refutación, la Dra. Guardia lanza algunas hipótesis más arriesgadas y, precisamente por ello, muy atractivas que abren el monumento a nuevas discusiones (v. gr., la lectura del complejo como un viaje virtual a los Santos Lugares), y realiza distintas incursiones en temas que desbordan el atrio —por decirlo así— de San Baudelio (como el significado de las imágenes profanas en contextos religiosos o el patrocinio de las artes por los obispos y nobles implicados en las empresas militares de Alfonso el Batallador) y que tienen suficiente empaque como para merecer también ellos futuras monografías.



Eduardo Carrero Santamaría

Este grueso volumen sobre San Baudelio de Berlanga tiene por objetivo dar a conocer una nueva interpretación global sobre uno de los edificios más singulares del siglo XI peninsular, y al que la autora ya había realizado una aproximación con el estudio del registro bajo de sus pinturas allá por 1982.  Una de las felices circunstancias que han acompañado al trabajo de la profesora Milagros Guardia es que la iglesia y su conjunto pictórico han sido restaurados en fechas cercanas, entre 1995 y 2002, en una de esas intervenciones que nos recuerda la importancia de la buena actuación restauradora para obtener una apropiada aproximación a la obra de estudio. El libro tiene una clara organización entre la introducción historiográfica, el análisis arquitectónico y el estudio de las pinturas, insistiendo en el marco histórico que vio edificarse y modificarse la iglesia de Berlanga.  En particular, se insiste en el posible papel que pudo ejercer el patrocinio nobiliario aragonés en la Castilla más oriental, a través de una laxa frontera en la que había más intercambios que cortapisas y que ya conocíamos a través de otros edificios de la Meseta norte e incluso de códices y textos cuyas características formales, textuales o su aproximación al románico del oriente peninsular y francés hicieron buscar personalidades históricas que pudieran dar respuesta a un reino de León y un condado de Castilla más à la page en renovaciones artísticas y, por descontado, litúrgicas de lo que pudo parecer su habitual entendimiento como un reducto de lo hispánico frente a Europa.

Retomando el discurso histórico-artístico del libro, en el capítulo dedicado a la historia arquitectónica de San Baudelio se analizan todas las teorías sobre el contexto material e histórico del singular abovedamiento con su famosa ‘palmera’ de nervios y, sobre todo, de la tribuna a los pies de la iglesia y sus aspectos funcionales como ámbito destinado al clero de la comunidad monástica que ocupó San Baudelio.  Además, entra en liza con el singular reconditorio que ocupa el espacio sobre la columna de la palmera, justo entre el peraltado arranque de sus nervios y que debió tener un uso litúrgico, habida cuenta del cuidado con el que fue finalizado, como una micro-arquitectura dedicada a lugar para depositar reliquias, según había sido indicado con anterioridad. La nueva propuesta es que pudo tener este uso desde la remodelación que el edificio sufrió en el siglo XII y que es objeto de buena parte del análisis incluido en el libro, tanto en relación a la arquitectura, como a la pintura con la que se cubrieron sus muros.

Enlazando con las pinturas de la iglesia, y a pesar de tratarse de un conjunto iconográfico que ella misma califica de “tópico en muchos aspectos”, en el texto se desgranan paso a paso los paralelos temáticos para cada una de las escenas que lo componen, haciendo un recorrido por todo un complejo de escenas cristológicas de Infancia, vida pública y Pasión de Cristo, que se distribuyen por todo el perímetro de la zona alta de la iglesia.  A esto sigue la interpretación religiosa de las pinturas del ciclo bajo, mediante la metáfora de promisión de una nueva vida post-mortem y, sobre todo, el carácter profano y principesco de estas pinturas bajas con escenas de caza y fauna, que se ponen en contexto con el medio pictórico europeo y con ciclos descubiertos recientemente como el de la también soriana iglesia de San Miguel de Gormaz.  El punto focal del templo, el ábside, recibe la lógica lectura eucarística de sus escenas, en clave litúrgica.  En  todos los casos, el detallado análisis ha insistido en la importancia del repertorio ornamental como elemento de filiación y parentesco entre conjuntos pictóricos.  Todas estas razones sitúan la monografía publicada por la profesora Guardia entre las recientes obras de síntesis de Montserrat Pagès i Paretas, Gloria Fernández Somoza o las actas del primer simposio del grupo de investigación Ars Picta que la propia autora coordina, que están renovando el a veces polvoriento panorama de los estudios sobre pintura románica en los reinos peninsulares, campo de estudio, por cierto, desatinadamente malavenido y hasta malencarado. No vendría mal aquí un poco de entendimiento y buena voluntad académica.



Col·lecció coeditada per:

Universitat Autònoma de Barcelona. Servei de Publicacions
Publicacions i Edicions de la Universitat de Barcelona
Universitat de Girona. Servei de Publicacions
Edicions i Publicacions de la Universitat de Lleida
Museu Nacional d’Art de Catalunya

Bellaterra, Barcelona, Girona, Lleida, 2011.

Consulteu l’índex i les primeres pàgines.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s